• CRÓNICA 2ª PRUEBA COPA RODI: PONME UNA TAPA!

CRÓNICA 2ª PRUEBA COPA RODI: PONME UNA TAPA!

Circuito | 4 Comentario/s | 3 de Junio del 2013

A toro pasado es fácil darse cuenta de las cosas, como cuando te vas de tapas, piensas “bah, por un par de tapillas no pasa nada” al final te acabas poniendo hasta las cejas de todo y al día siguiente, cuando aún se te repite la salsa brava de las patatas piensas “joder, me tenía que haber comido una ensaladita”.

Pues eso mismo me ha pasado este fin de semana. Quizá todo empezó la noche antes de la carrera, cuando se nos ocurrió hacer unas focaccias para cenar y tuve la brillante idea de ponerme hasta las trancas de foccacia de anchoas con alcaparras (seguida de focaccia de jamón con brie fundido y focaccia de sobrasada con miel, lo ideal para la noche antes de una carrera).

Así tenía la lengua yo en el viaje de ida al circuito, como el esparto y no se me pasaba por mucha agua que bebiese (y cuanto más bebía más parecían inflarse el resto de focaccias en mi barriga).

Pasadas las verificaciones y habiéndome metido ya en el mono con varias palanquetas de montar neumáticos salí al primer crono. Fernando tenía problemas técnicos con su Suzuki (a lo que me pregunto cuándo no: siempre le pasa algo!). La verdad es que haberme encontrado con Fernando en la Copa ha sido una suerte. Es un gran tipo, aunque sigo sin saber porque me llama Willi… Yo le llamo Fernandisco a lo que él responde llámandome Gusman… en fin…

A lo que iba que me pierdo: salí al primer crono marcando un discreto 50.1. Me molestaban algunas 600, no sé que tiempos marcaban pero si te molestan haciendo 50’s….

No me preocupó mucho porque siempre tardo en ponerme en el sitio. Salímos al segundo crono (Fernadisco y aquí el servidor) habiendo solucionado el problema técnico en la Suzuki. Nos quitaron los laptimers para que no controlásemos si nos pasábamos de 48 (es el tiempo de corte en la Copa Amateur) y… efectivamente, me pasé aún y cuando Fernando intentaba frenarme sacándo pies y manos de su moto. Maldito tonto… Hice un 47.4 cortándome en un montón de sitios para no ir rápido, así que me tocaría correr en la Copa Open (llamada acertadamente por Sergi Mejías “la merienda de negros”) junto con 3 participantes más del Amateur que la cagaron igual que yo.

En la carrera de Amateur las cosas fueron bien. Fernandisco empezó peleándose con Max Coron por la primera posición mientras Sergi Mejías miraba los toros desde la barrera en una cómoda tercera posición sin nadie detrás. Yo debería haber estado en algún sitio entre ellos tres. A media carrera Max adelantó a Fer y este paso a pelearse con su moto… Y así acabaron: Max, Fer y Sergi.

Carrera Open, la mia (por decir algo). La salida os puedo decir que esta vez fue impecable, también es cierto que salía último requeteúltimo y teniendo a todos delante y nadie detrás es mucho más sencillo. Adelanté a un par de pilotos que me volvieron a adelantar en la primera curva. La verdad es que mi plan era dejarlos pasar en las primeras vueltas y tomármelo como una sesión de entrenos a 15 vueltas. Llegamos a la frenada de la contrarrecta y veo dos motos por los aires son sus respectivos pilotos. Cinco vueltas después (para no aburriros) seguía pensando “tranquilo, entreno, da vueltas, tranquilo, entreno, da vueltas…” cuando entré demasiado pronto en una curva quedándome sin ángulo de giro. Moto recta, frenada fuerte, entro en la grava (aquí te sientes muy ridículo porque pareces gilipollas intentando controlar un mamut de 200 kilos en algo parecido a un barrizal helado) la salvo, la salvo…. Y cuando estaba parado PAF! Moto al suelo. Momento croqueta. Anchoas y croquetas. Me faltó pedir un quinto, pero no había nadie allí para atenderme (al ser el sitio más idiota de todo el circuito para caerse, claro).

Tengo una amiga que siempre me dice que no puede ser que nunca me haya caído en circuito, porque la verdad es que nunca me había caído. Claro, al ritmo que suelo ir es difícil caerse (aunque hay gente que si lo hace y con bastante desparpajo) pero supongo que alguna vez tendría que pasar. Espero que mi amiga no me diga ahora que me la tengo que dar más fuerte que esta no cuenta…

Pude levantar la moto y después de verificar que todo estaba bien (carenado roto y ya está) decidí intentar acabar la carrera (antes de ir al bar a por el quinto que yo mismo me había prometido) , se habían caído muchos pilotos y mira, quien sabe… Pude dar dos vueltas, pero algo raro pasaba porque mi moto RAYADA no iba igual. Decidí abandonar antes de volver a caerme…

Como siempre, antes de volver a ponerme bien gordo con focaccias de anchoas con muchas alcaparras, quiero dar las gracias a mi pareja (me aguanta, me sufre, me pone buena cara en el viaje de vuelta a casa, me dice que no pasa nada, que eso se arregla con nada y que tengo que volver a entrenar cuanto antes jejeje un solete!! Os tendría que dar mucha puta envidia cabrones) a Fernandisco y su sensor de caída (que no estaría mal como nombre de grupo de la movida ochentera), a Enric, a Carlos Oliva (alias Karl Friedrich Olivgrün) y a todos los que me animasteis dándole a la foto de la croqueta por Facebook ayer, cabrones, que seguro que pido ayuda y no le dais tanto al me gusta.

A quien no le doy las gracias. En principio no tendría que dármelas a mi mismo, pero…. Que me decis del cabrón que se pasó echando sal en la latilla de anchoas??

Como decía Jaime de Urrutia, nos vemos en los bares!!

Gas!