• Crónica Copa Rodi 3ª prueba: Ohhh Shittty days!

Crónica Copa Rodi 3ª prueba: Ohhh Shittty days!

Circuito | 2 Comentario/s | 3 de Septiembre del 2013

Ohhh shity day!! (vamos todos a coro, OOOHH SHITY DAY!!)

Hay días buenos, hay días malos y a veces hay días de mierda, como el día de la carrera.

Para la tercera prueba de la Copa Rodi habían algunos cambios en la categoría Amateur. La organización decidió que si alguno de los participantes rodaba por debajo de 1:46 en carrera directamente quedaba descalificado y no subía ni al pódium. Esa medida a mi no me afectaba porque me pasaron de categoría por dos décimas en la última carrera, pero la verdad es que hace las cosas más igualadas. De todas maneras y de cara a la organización para el año que viene por favor: que el tiempo de corte sea el mismo para carrera que para entrenos (ese 1:46 está bien). Hacer el tiempo de corte de los entrenos dos segundos mas lento que el tiempo de carrera es hacer que en entrenos mucha gente vaya cortando gas en la recta para enfado de todos…

Bueno, temas aparte nos presentamos el domingo en Alcarràs con muchas ganas de pasarlo bien y aprender algo. Esta vez vino Israel, Gassattack Supporter, para participar en la categoría Amateur (y ganar una copita de paso).

La primera torta nos llegó justo en el primer entreno de Amateur: a Israel le empezó a fugar el colector del tercer cilindro de su Suzuki en la segunda vuelta, parecía que iba subido encima de una cosechadora (pero de aquellas viejas que hay en los pueblos).

Mientras Israel y Wall intentaban reparar la avería salí al primer entreno de la clase Open. Intenté dar todas las vueltas posibles al circuito. De la primera a la última me encontré un muro: el 1:50. No me podía creer que por mucho que me esforzase el crono marcase siempre lo mismo! Pensé que en el segundo crono todo iría mejor. (Vale vale, realmente pensé que mi Lap Timer estaba jodido….).

Israel se perdió su segundo crono con la moto totalmente desmontada y desesperado por apretarle las malditas tuercas a la Suzuki. Todo el mundo que pasaba por allí le daba una solución, cada una más descabellada que la anterior (que si pasta de juntas, que si Nural….) y lo único que le hacía falta era una junta de cobre… Sobra decir que eso con una Kawasaki fabricada con mimo en Kobe no pasa, ¿no? jajajaja

Salí al segundo crono y para sorpresa mía, esta vez el muro fue 1:50:3. Cada vez mas lento!! Intenté todo lo que podía probar pero nada, cada vez mas lento sin saber porqué… Me clasifiqué último para la carrera (tampoco me había ilusionado hacerlo más adelante) pero con algo mas de dignidad en el tiempo si, la verdad (teniendo en cuenta que “mi tiempo” es de 4 segundos más rápido…).

Pensé en seguir el plan trazado milimétricamente con Enric días antes por teléfono: pegarme como un sello de 25 bien chupao al tio que tenía justo delante en parrilla. Había rodado en 47, un tiempo que yo en otras carreras había sido capaz de mantener vuelta tras vuelta, por lo que me pareció un plan cojonudo.

Carrera de Amateur. Israel, clasificado el último gracias a las dos vueltas que dio decide salir con la cosechadora a carrera. Tras 15 vueltas con más pena que gloria consigue acabar, pero con mal sabor de boca: ese guión no era el esperado. Estuvo rodando solo prácticamente toda la carrera con una moto que corría poco, y eso ya es decir mucho de aquello.

Carrera Open. En mente seguir el plan trazado. Se apaga el semáforo y consigo una salida digna. En las primeras curvas intento pegarme al tipo de delante pero en una curva, tras decidir no frenar para acercarme más (realmente no sé de donde salió aquella idea) me voy largo y me sacan unos metros. Los suficientes para perder su referencia…. Y pasarme las vueltas restantes solo y pasando más calor que un “hijoputa amarrao a una estaca” (by Carlos Oliva).

Aún y así seguí probando. Aquí acelero antes, aquí freno más tarde, aquí tumbo más, aquí menos, aquí antes, aquí después… y conseguí todavía ir mas lento que en entrenos!!

La última vuelta me la pasé cantando dentro del casco “ohhhh shittttyyyy day, oooohh shittty day!!!” haciéndome los coros yo mismo (con aplausos y griterío del público incluidos).

Tras el espectáculo, nos fuimos a comer todos al bar para poder ver una carrera decente de MotoGP y Verónica, que tenía sentada delante, me miraba a mi y luego a Israel. Primero a uno, luego al otro, hasta que nos dijo: - no sé quién tiene más cara de pena, la verdad. Parecíamos dos perrillos pachones…

Tom Cruise ejecutó un brillante papel en “Days of Thunder” (días de trueno). Israel y yo ejecutamos con mimo, precisión de relojero suizo y detalle el guión de otra película que bien podría llamarse “Días de mierda” o “El día que pisaste una mierda blanda e ibas descalzo” (traducido al inglés gana mucho, que lo sepáis).

Esta vez Verónica no tuvo que aguantarme en el viaje de vuelta: creo que no abrí la boca en todo el camino.

Días mejores vendrán, aunque si lo llego a saber la noche antes me pongo to guarro de anchoas con alcaparras: por lo menos tendría algo divertido que explicar!!

Como siempre gracias a mi chica por aguantarme, levantarse a esas horas para ir a un sitio donde hace mucho calor y volver a casa tarde y cansados, a mi compinche Enric (juntos trazamos unos planes que ni el equipo de James Bond, copón, mejor no explico la última idea que tuvimos juntos para encender una barbacoa), a Kawasaki por prestarnos la carpa, a Andreani-MHS por hacer que las suspensiones dejen de ser un problema, a Rival por sus maravillosos productos, a UNI Racing por hacer que mi moto sea la más molona de todas y a Carbonvice (que me tiene la moto echa un pincel, si señor!).

Gas!